Lunes, diciembre 17

RESULTA QUE MÉXICO ES EL PARAÍSO PARA EMPRENDER… PERO NO PARA LOS MILLENNIALS

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Según la Encuesta Nacional de Egresados del INEGI, casi la mitad de los estudiantes que recién salen de la universidad ganan en su primer trabajo algo así como una miseria. De hecho, el promedio de salario en los primeros empleos está entre los 3 mil y los 8 mil pesos al mes. Según una encuesta, dos de cada tres considera que actualmente es más difícil conseguir un buen trabajo, y, en la Ciudad de México, son siete de cada diez lo que opinan lo mismo. Tal vez datos ayuden a explicar por qué existe una fantasía entre los jóvenes mexicanos de emprender, ser sus propios jefes y tener más dinero del que ganarían siendo empleados. Y a primera vista, México se presenta como un paraíso emprendedor, pero para los millennials la realidad es otra. Entonces, ¿qué tan fácil es emprender si eres millennial?

México es la Tierra Prometida (aunque no lo parezca)

Según el estudio Do Ex-Startup Founders Make The Best Venture Capitalists?, realizado por CBInsights, México fue el país que mas inversiones en emprendimiento de alto impacto recibió en el 2017. Además, hay una proliferación de incubadoras y aceleradoras de negocios (aquí puedes ver cuál te conviene), que se encargan de mejorar una idea antes de salir al mercado. También son de gran utilidad en una etapa temprana, cuando estás empezando a vender pero aún te falta definir procesos, servicios, a quién le estás vendiendo, hacer proyecciones financieras, etc. En algunos casos, incluso estas incubadoras han comenzado a conseguir segundos fondos.

Además, hay avances en áreas específicas como las startups financieras, gracias a la Ley Fintech. Con más de doscientas empresas en nuestro país que se dedican a este sector, esta ley se creó par proteger estos negocios y a los clientes que invierten su patrimonio en ellos. Es decir, a primera vista parece que en este año se están dando las condiciones básicas de infraestructura para sostener a estos emprendedores. Tal vez por esto México sea el segundo país con más actitud emprendedora, de acuerdo con el Reporte Global de Emprendedores Amway 2015. Y las estadísticas positivas siguen lloviendo: la OCDE dice que México es el segundo mejor país para emprender; mientras que el Inadem afirma que cada mes se abren cerca de 35 mil negocios.

Sin embargo, empezar no es nada fácil…

La evaluación Doing Business estudia la capacidad de pymes para crecer. En la edición del 2018, México quedó en el lugar 49 de 190, una caída de dos puestos respecto al 2017 y de once puestos respecto al 2016. La evidencia aquí es abrumadora: para poder abrir un negocio en México son necesarios unos 35 trámites, que toman en completarse unos 1.6 años.  No es coincidencia que de 190 países, México sea el 90 en la facilidad para abrir un negocio. Además, estos problemas se acentúan en la capital: la CDMX es la segunda ciudad más difícildel país para abrir un negocio.

Por otro lado, la edad promedio de los emprendedores exitosos es de 42 años. Esto significa que toda esa infraestructura está ahí para apoyar a otro segmento de la población.  De hecho, según un estudio de Harvard Business Review, la experiencia laboral es una factor determinante para el éxito emprendedor.

La (muy alta) probabilidad de fracasar

El mismo Reporte Global dice que el 87% los mexicanos no emprende por temor al fracaso. Un tercio de las razones principales por las que fallan los emprendedores son las cargas económicas, otro tercio es la crisis económica. El resto es el desempleo y las consecuencia legales. Aquí impera el pesimismo: cerca de tres cuartas partes de nuevas empresas cierran antes de los dos años de operación. Al final, solo 10% de las pymes llegarán a tener más de diez años de vida.

Algunas de las razones por las que fracasan son las que siempre escuchas: falta de educación, especialmente con un enfoque emprendedor. Aunque el 46% de las personas se sienta con los conocimientos necesarios para emprender, los números del fracaso nos dicen que esto no siempre es cierto. De hecho, la educación que reciben actualmente los jóvenes ni siquiera alcanza para conseguir un empleo; por ejemplo, sólo dos de cada cien alumnos de carreras técnicas encuentran trabajo en lo que estudiaron. Como ya vimos, el desempleo es una de las principales razones por las que no se emprende y también es un factor de peso en el éxito del negocio que se quiera emprender. Si los jóvenes no consiguen trabajo, no tienen los recursos ni las herramientas para triunfar con su idea de negocios.

Tal vez por todo esto, la 41 Encuesta Global Anual de Felicidad, Esperanza y Optimismo Económico dice que los mexicanos son pesimistas en cuanto a su futuro y entorno económico.

https://negocios-inteligentes.mx/resulta-que-mexico-es-el-paraiso-para-emprender-pero-no-para-los-millennials/

Share.