sábado, mayo 11

Los negocios de Mar del Plata que hicieron historia y debieron cerrar

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La caída del consumo y el aumento de costos afectó en los últimos años a varios emprendimientos que marcaron una época. Otros bajaron la persiana ante el cambio de costumbres y las dificultades para adaptarse a la demanda actual.

Entre el cambio de costumbres, la necesidad de transformarse y el impacto de la caída del consumo y el incremento de costos, históricos negocios y emprendimientos arraigados a la vida de Mar del Plata cerraron sus puertas en el último tiempo.

El desarrollo comercial hace a la historia de la ciudad, con etapas de crecimiento y otras de recesión y resistencia para seguir de pie. Pero en los últimos años se materializó el final de pequeñas y medianas empresas resonantes y reconocidas por su marca y su trayectoria ligada a la cultura del trabajo y al esfuerzo.

En algunos casos por la situación económica, en otros por las dificultades para aggiornarse a la demanda actual; en algunos más por adminstraciones deficientes, o bien por el avance de alternativas electrónicas que proporcionan las nuevas tecnologías y modifican las formas de consumo.

Comercios que durante cinco, seis o siete décadas fueron insignia en algunas zonas de Mar del Plata y hoy despiertan asombro al pasar por sus frentes y encontrar las persianas bajas, las vidrieras vacías o nuevas firmas funcionando en los mismos lugares; cafés a los que buena parte de los marplatenses entró alguna vez por trabajo, un encuentro, un paseo o una cita y son noticia por el lamento de sus dueños ante la triste decisión de tener que cerrar; restaurantes que soportaron los cambios de tendencias en la gastronomía y a la vez embates de la economía de los últimos 35 años en Argentina y hoy son historia y motivo de nostalgia.

Mar del Plata cerró el 2018 con una estadística preocupante: entre el 15% y el 20% de los comercios de la ciudad bajó sus persianas. El dato se desprende de un relevamiento realizado por la Unión del Comercio, la Industria y la Producción (UCIP) y marca una tendencia que continúa acentuándose en los primeros meses del 2019, principalmente en el comercio y la gastronomía.

Un dato clave es que tanto en 2017 como en 2018, la mayoría de estos locales que resolvieron cerrar sus puertas se lo hicieron exactamente después de Semana Santa.

Son, en general, emprendimientos que no lograron soportar el cimbronazo del invierno anterior y el verano no les alcanzó para enfrentar un nuevo año, a pesar de la trayectoria y de su fuerte arraigo por haber marcado una época de Mar del Plata.

Fortín

Fábrica de calzado, indumentaria y accesorios de cuero por excelencia de la ciudad. La histórica marroquinería de Alberti y España, a 74 años de su inauguración, cerró en marzo del año pasado y continuó solo con su local de venta en Güemes. El propietario llevó a cabo una “liquidación total” tras haber estado funcionando desde 1944.

Profundamente arraigada en la vida social y comercial de la ciudad, la empresa es referente del sector, recibiendo la visita de turistas de todo el país y el exterior, que encontraban en las manos de los maestros artesanos la realización de prendas y calzados a medida.

Nuncio de Rosa

El almacén naval Nuncio De Rosa, una tradicional empresa del Puerto, cerró en abril del año pasado después de más de cuatro décadas de trabajo, dejando a 40 empleados en la calle y una huella imborrable en la historia de la industria.

Las persianas de la calle Magallanes al 3100 permanecen bajas y el amplio espacio tiene un destino incierto. El cierre, de alguna manera, “se veía venir”. Su fundador falleció hace seis años y “los herederos no han hecho bien las cosas y no han podido sacar la empresa adelante”, indicaron fuentes del Sindicato de Empleados de Comercio.

https://www.lacapitalmdp.com/los-negocios-de-mar-del-plata-que-hicieron-historia-y-debieron-cerrar/

Share.