Martes, diciembre 18

La realidad de nuestro México

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Tal como lo adelantó la directora General del INBA, Lidia Camacho, la 39 Muestra Nacional de Teatro (MNT) invitó al público a ser “participante activo en esta fiesta donde, si bien se efectúa el diagnóstico del teatro en México, también el teatro emprende su diagnóstico de la realidad mexicana”.

Y esto fue precisamente lo que se vio y se vivió: un ambiente de fiesta entre los cientos de teatristas participantes y la conmoción de un público que llenó los foros donde se presentaron las diversas puestas en escena.

Realizada por primera vez en la Ciudad de México -la segunda ciudad con más teatros del mundo-, el encuentro teatral más importante del país fue organizado por el INBA, por medio de la Coordinación Nacional de Teatro y la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, a través de la Coordinación del Sistema de Teatros.

Este año, la dirección artística de la muestra, conformada por Adriana Duch, Mariana Hartasánchez, Ángel Hernández, Luisa Huertas y Ramiro Osorio, dio prioridad a la presentación de puestas en escena producidas en los estados, por ello la representatividad estatal fue mayor que en ediciones anteriores.

Pero también, las obras fueron seleccionadas basándose en su “pertinencia en el contexto social, artístico y cultural”, por lo que las 33 puestas en escena presentadas, incluyendo las 5 obras ganadoras en las Muestras Regionales de Teatro así como 2 acciones artísticas especiales y 2 obras invitadas, mostraron tanto la realidad social como el avance teatral de nuestro país.

Así, del 1 al 10 de noviembre, la 39 MNT convocó a representantes de 21 estados de la República Mexicana y también de la llamada “República Teatral”, quienes se dieron cita en las 40 actividades programadas, entre ellas, el Cuarto Encuentro de Reflexión e Intercambio, el Encuentro de Programadores y Gestores Nacionales e Internacionales, así como el Encuentro de Becarios y la 2ª edición de la Muestra Crítica, un espacio para la profesionalización de la crítica teatral en el país.

Lo que vivimos a diario

Paralelo a las actividades mencionadas, se realizó la undécima edición de la Feria del Libro Teatral, que este año estuvo dedicada a Juan José Arreola. También, la Libre Muestra de Teatro que, en su primera edición, presentó obras en recintos igualmente adicionales e independientes, logrando gran respuesta, por lo que seguramente se repetirá en las siguientes ediciones de la Muestra.

Luego de 10 días de arduas jornadas, la 39 MNT concluyó con la entrega, por primera vez, del Premio Álvaro Custodio a la Dirección de Escena Teatral, que le fue entregado de manos de la directora del INBA, Lidia Camacho, al maestro Luis de Tavira “hombre de escena, con medio siglo de incansable labor teatral”.

La presentación de “Olimpia 68”, espléndida puesta en escena de la compañía capitalina Erizo Teatro que, a 50 años de la matanza de Tlatelolco, indudablemente fue el “broche de oro” en la programación. La posterior ceremonia de clausura, donde al final se anunció que la 40 MNT será en la ciudad de Colima.

Ovación de pie mereció “El Estanque”, obra ganadora de la MRT Región Noroeste, presentada por el ya legendario Grupo TATUAS de Sinaloa, que expuso una realidad plagada de desapariciones, muertos y encarcelados producto del Narco.

Otra que también fue ovacionada y también retrató la cruda realidad de la autodefensa de los pueblos ante la narco violencia, fue “Algo en Fuenteovejuna”, protagonizada por Héctor Bonilla, con la adaptación y dirección de su hijo, Fernando Bonilla.

El excelente monólogo “52 Pulgadas, documental de una guerra por el agua”, presentado por el grupo sonorense Silencio Teatro, denunció la violencia que vive la comunidad yaqui y la sociedad en esa entidad, tras la defensa emprendida por el vital líquido.

“Decibeles urbanos 3.2 o del arrítmico Ícaro”, una de las 2 acciones artísticas especiales, presentada por La Urba Teatro (CDMX), abordó el ascendente fenómeno de los suicidios juveniles, adaptando la clásica historia de Ícaro y Dédalo al ambiente propio de las fiestas sonideras en la capital del país.

“Cielito sweet”, creación colectiva de las compañías tijuanenses Teatro en el Incendio y Lux Boreal, retrató la tragicómica realidad nacional de las mujeres a través de una bailarina, interpretada brillantemente por Briseida López.

Otra obra ovacionada fue “Rircardo III”, basada en la célebre tragedia shakespiereana y actuada por internos de la Penitenciaría de Santa Marta Acatitla, bajo la dirección de Itari Marta y la producción de Foro Shakespeare A. C.

“Ambulante, voces de la calle” de Bazar Teatro (Jalisco), abordó,de una manera muy emotiva, la inminente desaparición de artes y oficios tradicionales.

“La mujer niña no despierta”, de Arte Laboratorio La Rueca A. C. (Morelos), recordó las heridas aún abiertas entre los sobrevivientes del holocausto, mediante un sombrío montaje escénico-dancístico con reminiscencias a la danza butoh japonesa.

“Por primera vez realizada en la capital del país, la 39 edición de la MNT ofreció un diagnóstico de nuestra realidad social además de la teatral”.

https://www.elvigia.net/palabra/2018/11/17/la-realidad-de-nuestro-mexico-316439.html

Share.