domingo, mayo 12

Importancia del fomento al emprendimiento

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Desde el siglo XIX, diversos estudios han señalado a la actividad innovadora como un eje fundamental para el crecimiento económico. En este sentido, teóricos tan importantes como Joseph Schumpeter (1883-1950) han considerado que el quehacer de incorporar nuevos productos, nuevas formas de producción, nuevas materias primas, o nuevas formas de organización al mercado, son vitales al momento de que las economías desarrollan su espiral de crecimiento. Claro que las actividades de innovación no se dan como un acto espontáneo de la economía, sino que son producto de un agente fundamental: el empresario innovador o bien, el emprendedor. Hablamos de una persona clave que, con su iniciativa y mediante sus esfuerzos, coloca dentro de las actividades económicas la inclusión de estos nuevos elementos, llamémosles innovaciones, creando valor y propiciando el crecimiento primero de sus unidades de negocio a niveles micro, pero con una repercusión significativa a nivel macro. Dentro de todo país existe una economía de la innovación. La economía de la innovación se organiza a través de sistemas nacionales y regionales de innovación, que son el medio que propicia y ejecuta las actividades innovadoras, siendo aquella red de instituciones tanto públicas como privadas cuyas actividades e interacciones contribuyen a la producción, difusión y uso del conocimiento económicamente útil y a mejorar el desempeño innovador de las empresas. Retomando el concepto de estos sistemas, vemos que para que las actividades de emprendimiento e innovación rindan frutos, requieren de una red de apoyos que les afiancen y les provean de soporte. El desarrollo tecnológico cimenta sus bases en la investigación y el desarrollo; que se dan principalmente en centros de investigación y universidades. Estos requieren de instituciones aliadas que les ayuden a canalizar los desarrollos al mercado, a través de centros de transferencia tecnológica o incubadoras de empresas; que a su vez necesitan de nuevos espacios que aceleren el potencial de las unidades de negocio. Este engranaje virtuoso que se produce entre instituciones, además de darse de forma natural, constituye una actividad importante para la atención de las políticas gubernamentales, pues es a través de éstas que puede acelerarse la vinculación y creación de nuevos espacios de apoyo al emprendedor y al empresario innovador. Se ha probado que, para el caso de México como para otras economías, incluidos los BRICK, el gasto en ciencia y tecnología repercute de manera positiva en el crecimiento del PIB, aunque con efectos de largo plazo. En el estado de Hidalgo se observan factores importantes en fomento al emprendimiento, como el hecho de tener un instituto que directamente promueve este quehacer, así como una gran política denominada “pon tu negocio, yo te apoyo”, a través de la cual se incide directamente en el fortalecimiento de los emprendimientos. Además de esto, se observa una red de instituciones de educación superior que, a través de las incubadoras de empresas, fomentan una cultura de innovación entre la población. En el caso de la Universidad Tecnológica de Tula-Tepeji, desde 2007 se cuenta con una incubadora de empresas cuya labor ha sido fomentar el desarrollo del emprendimiento en su zona de influencia, tanto dentro de la comunidad universitaria como entre la sociedad civil. La Universidad ha podido reafirmar su papel en el ecosistema emprendedor como un agente detonador.

https://www.milenio.com/opinion/varios-autores/ciencia-tecnologia/importancia-del-fomento-al-emprendimiento

Share.