Martes, diciembre 18

El mexicano que juntó sus ahorros para encontrar apoyo en Silicon Valley y que hoy ayuda a migrantes

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Marco Montes creó hace 10 años Saldo.mx, pero tuvo que hacer una pausa porque se había adelantado a su tiempo. Hoy, con esta fintech, atiende a migrantes mexicanos que radican en Estados Unidos.

En 2008, ya había unos 70 millones de usuarios de telefonía móvil en México, de los cuales, menos de 3% tenía un smartphone. El iPhone había nacido un año antes y lo más avanzado que tenían los usuarios móviles del país era una Blackberry. En este contexto, Marco Montes Neri, que hoy tiene 35 años, imaginó la posibilidad de realizar pagos a través de los teléfonos celulares para no tener que llevar efectivo.

El único lugar en el que había un antecedente de algo similar era en República de Kenia, en donde compañías de telefonía móvil ya ofrecían servicios de pagos utilizando mensajes SMS para gente que no tuviera fácil acceso a servicios financieros. Marco y sus socios vieron que en lugares como la Sierra Norte de Puebla había necesidades similares por lo que se enfocaron en desarrollar una tecnología para México.

Con programadores que empezaban a aprender a desarrollar aplicaciones para Blackberry y nuevos sistemas operativos, como Android, creó la empresa Saldo.mx. Sin embargo, tuvo que enfrentar el desconocimiento de inversionistas y del mismo mercado no sólo hacia su producto, sino hacia la tecnología móvil en general, por lo que tenían que ejecutar proyectos para otras empresas con el fin de obtener recursos para financiar su propio proyecto.

“Era una tarea monumental financiarnos y estar en un sector que no conocíamos”, recuerda el egresado de Ingeniería Mecánica, pero que lleva todo este tiempo siendo programador. Cuenta que en los últimos intentos de que funcionara el negocio “hasta hicimos un esfuerzo para vender la aplicación como una solución de pagos para universidades”.

Además, su idea de negocio era muy amplia, casi parecida a lo que es un banco, lo cual le generaba problemas de gestión y operación. Después de tres años tratando de sacar adelante a Saldo.mx, decidió que era momento de ponerle una pausa para perseguir su objetivo desde otra trinchera… y con otro presupuesto.

https://www.entrepreneur.com/article/319191

Share.