Jueves, diciembre 13

¿Cómo fomentar el emprendimiento en tus hijos? Claves para sembrar la semilla emprendedora

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Desde hace varios años, se han creado organismos con la intención de avivar el emprendimiento entre los más jóvenes, pero, los esfuerzos que antes se concentraban en egresados universitarios o adultos jóvenes, hoy es una tendencia que incluye a los más pequeños del hogar.

Fomentar el emprendimiento en niños y adolescentes es una opción a la que cada día más padres recurren como una alternativa extra escolar que antes se concentraba sólo en clases deportivas o artísticas, motivados principalmente por desarrollar habilidades en sus hijos como el ahorro, la educación financiera y la creación de una empresa.

Susana Duque, Directora General de Programas de Desarrollo Empresarial del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) comparte que “el emprendimiento no tiene edad, pueden emprender adultos mayores, adultos recién egresados o en etapa laboral, pero lo que buscamos en Inadem es que la semilla del emprendimiento surja desde que son niños y estudiantes”.

Más allá de la intención de crear una empresa a edad temprana, el emprendimiento engloba otros elementos, incluso aún más importantes para su desarrollo personal que, efectivamente, podrán culminar en la creación de un negocio, pero no es el elemento inicial.

De acuerdo con María del Carmen Cabrera, fundadora de la franquicia Business Kids empresa que ofrece programas de emprendimiento infantil desde 2009, “el emprendimiento infantil se trata de empoderar al niño, creer en sus talentos, en sus capacidades y en lo que le apasione, para que con el respaldo de sus padres pueda crecer en ese campo”.

Potencializa las habilidades de tus hijos

Los niños nacen con espíritu emprendedor, pero poco a poco, ya sea por elementos externos como el uso excesivo de dispositivos electrónicos o por la transmisión de conductas aprendidas por parte de los adultos, los niños pierden sus habilidades de explorar, de buscar soluciones, resolver problemas e incluso, la interacción con otros niños.

“Todos somos emprendedores, pero conforme crecemos se va perdiendo porque no se potencializa, perdemos la capacidad de soñar, de explorar y de imaginar. Ahí empieza el emprendimiento infantil, en el impulso de esas características para transformarlas en competencias”, puntualiza María del Carmen.

Para sembrar una semilla emprendedora en los niños, es necesario que los padres o adultos que los rodean, busquen opciones en donde los niños puedan desarrollar competencias como perseverancia, responsabilidad, persuasión, toma de decisiones, solución de problemas, capacidad de organización y de planeación, comunicación oral y escrita, creatividad, innovación, trabajo en equipo, autoconfianza y empatía.

Cada día se unen más esfuerzos por fomentar el emprendimiento infantil, sin embargo, la familia es clave para este crecimiento. Se trata de desprender a los niños de los gustos o profesiones de los papás. Si bien es cierto que pueden existir intereses comunes, “el niño debe atreverse a hacer lo que ama, sin pensar en los demás, ya que, si no lo hace, será un adulto infeliz” afirma la emprendedora.

Identifica el tipo de familia que tienes

Un punto clave que destaca María del Carmen es identificar el tipo de familia en la que crecerá el niño, esto cobra importancia, debido a que, si un niño crece en una familia no emprendedora, donde existe la certidumbre de un sueldo y presupuesto fijo, trasladará este tipo de esquema hasta su vida adulta, y si decide emprender puede que no se adapte a una incertidumbre financiera como se da al iniciar una empresa.

A diferencia de un niño que crece en una familia de emprendedores, donde sabe que hay ciclos y altibajos, y al crecer no tendrá problema con la incertidumbre porque ha crecido con ella inconscientemente.

Aunque no necesariamente implica que los padres emprendedores tengan una empresa, sino que este modelo puede replicarse cuando los padres de familia son intrapreneurs, ya que ven a la empresa donde laboran como suya y comparten con sus hijos, los retos que presentan cada día en su empleo.

México como punta de lanza

Susana Duque comparte que, si bien, en el Inadem no existe un programa específico para emprendimiento infantil, gracias a las metodologías probadas por parte de terceros (como Business Kids), el Instituto aprueba y reconoce estos procesos para fomentar el emprendimiento en niños.

Actualmente, de las 87 metodologías de emprendimiento avaladas por el Inadem, sólo cinco van dirigidas a niños, así que aún queda mucho por hacer. La buena noticia, es que existe mercado: durante la Semana Nacional de Emprendedor que se llevó a cabo en septiembre de 2018, se recibieron más de 2,000 niños en la zona de emprendimiento infantil, “una cifra única en un evento de emprendimiento”, recalca Susana.

Mary Carmen Cabrera asegura que el emprendimiento infantil de hoy, se verá reflejado en 20 años y tendrá un fuerte impacto en la economía del país, ya que México es líder en Latinoamérica en este campo: es el único país de la región que incluye temas de emprendimiento como parte del Nuevo Modelo Educativo de Autonomía Curricular, con la intención de que las escuelas lo implementen a través de los clubes de aprendizaje.

Además de las más de 35 instituciones públicas y privadas registradas ante el Inadem, que fomentan el emprendimiento en edades tempranas, cuya intención, es lograr que los niños y jóvenes descubran las herramientas a su alcance para emprender en un área que les apasione y ¿por qué no? Vivir de ello.

https://www.entrepreneur.com/article/323916

 

Share.